Existen dos grandes tendencias dentro del mercado de Impresoras 3D destinadas al hogar y al consumo casero. Por una parte están las de resina (conocidas como SLA, estereolitografía) y por otra las de filamentos (FDM, modelado por deposición fundida).

Si estáis interesados en iniciaros en el mundo de la impresión 3D, aquí os informamos acerca de las diferentes opciones que tenéis para ello y cuál es la más recomendada para instalar en vuestras propias casas. La diferencia entre ambos modelos radica tanto en los materiales utilizados en el proceso de impresión así como en la calidad final de los diseños. Todo esto, por supuesto, repercutirá en el precio final.

Impresoras 3D de resina (SLA)

Este procedimiento fue la primera tecnología de impresión 3D del mundo y se coloca como una de las más populares en el ámbito profesional. Este tipo de impresoras usan un láser para curar resina líquida, previamente introducida, para ir creando capas y convertirla en plástico endurecido.

A diferencia de los filamentos, el problema de las resinas es que no son abundantes y en muchas ocasiones es necesario adquirir las del mismo fabricante de la impresora. En este sentido, como ya os podréis imaginar, tanto las impresoras 3D de filamentos como sus materiales son más baratas y económicas, y en definitiva, más atractivas para vuestro bolsillo.

Pero una de las grandes ventajas de la estereolitografía frente al modelado por deposición fundida estriba en el acabado de los objetos. La impresión 3D con resina se ha popularizado por su capacidad para producir prototipos con gran precisión y alto nivel de detalle, con un amplio catálogo de materiales avanzados que permiten obtener un acabado preciso y de superficie lisa.

Impresoras 3D de filamentos (FDM)

El modelado por deposición fundida, que también se conoce como fabricación con filamento fundido, es la tecnología de impresión 3D más extendida al alcance del consumidor. Este tipo de impresoras funcionan mediante la extrusión de filamentos termoplásticos a través de una boquilla calentada que funde el material. Así, poco a poco, va aplicando capa a capa este plástico fundido sobre una base de impresión para dar forma a nuestras creaciones. 

Los materiales más comunes son los llamados plástico PLA y ABS, pero hay filamentos de todo tipo, como el TPU, PETG y otros muchos, además de algunos que buscan simular la madera o el corcho.

Estas impresoras son las más adecuadas para modelos básicos, pruebas de diseños o prototipados rápidos de piezas sencillas. Requiere una menor especialización en su manejo y son mucho más económicas que las de resina, pero son menos precisas y con resultados algo rudimentarios.

¿Cuál debo comprar?

Cuando te inicias en algo, es primordial informarse al máximo para poder tomar una decisión, teniendo en cuenta el uso qué quieras darle a la impresora, cuánto la vas a usar y qué acabado esperas obtener en tus impresiones. No obstante, el mundo de la impresión 3D no es algo tan sencillo de manejar, y es por eso que, si quieres comenzar a realizar tus propios modelos mediante una impresora 3D, la opción o alternativa más aconsejable y asequible es la impresora 3D de filamentos. Como ya hemos comentado, es una de las tecnologías más populares para los consumidores y sus hogares, y estamos seguros de que obtendrás grandes resultados. En nuestra tienda online, Eolas Prints, puedes consultar la lista de todos nuestros filamentos, sus características y sus precios.

¿Dónde puedo encontrar interesantes diseños para imprimir?

En Internet podrás encontrar innumerables modelos e ideas para vuestras creaciones, pero sin duda alguna Thingverse es uno de los portales más completos y cautivadores de todos, donde podrás pasar horas explorando infinidad de diseños en continua actualización.

 PUEDES SEGUIRNOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES