El mundo de la impresión 3D es muy atractivo porque, frente a la impresión tradicional en dos dimensiones, este nos permite crear aquellos objetos que imaginamos y recrearlos con todo lujo de detalles. Con esta premisa, no es de extrañar que esta tecnología innovadora nos resulte muy atractiva. En este post te contamos por dónde empezar a diseñar en una impresora 3D para que puedas llevar a la realidad cualquier idea u objeto que tengas en mente.

Pasos para empezar a diseñar en una impresora 3D

El primer paso consiste en realizar un modelo o croquis de una idea que nos servirá para el posterior modelado en 3D. Recomendamos dibujarlo en papel y con lápiz para poder trasladar nuestra idea en la cabeza al ordenador. De esta manera podemos encontrar errores y evitar trabajo innecesario.

Cuanto más detallemos el borrador, más rápido realizaremos la pieza en el ordenador. Una vez hemos definido nuestro modelo se trata de elegir el software con el que nos permita diseñar en tres dimensiones nuestra idea original de pieza u objeto. En este caso existen programas como BlenderSolid WorksAutocad o Google SketchUp. Dependiendo de la complejidad de nuestra pieza, alguno de estos softwares para impresoras 3D, será más recomendables que otros, pero todos ofrecen grandes y variadas prestaciones.

Una vez contamos con la idea y las herramientas para diseñar nuestro objeto, iniciamos el diseño 3D. En el caso de que nuestro diseño se componga de varias piezas las separaremos, para no obligar a la impresora a imprimir todas las piezas que compongan un diseño de un golpe y haremos los ensamblajes necesarios. El software de la impresora posibilita incorporar piezas a la impresión, pero no elimina del archivo.  Finalmente, el modelo que diseñemos lo guardaremos como STL, dado que es el formato que trabajan la mayoría de impresoras.

Llegamos al paso crucial, la impresión. Para ello, calibrar la impresora, es muy importante, ya que el 90% de impresiones fallidas son por una mala calibración. Cada impresora 3D dispone de un programa de impresión donde emplazamos el modelo en el soporte, y en función de cómo lo emplacemos la impresora lo gestionará, creando soportes para zonas que queden en el aire.

Por ello con cuanto mejor base le demos, el modelo mejor acabado tendrá. Como paso final definitivo hay que tener en cumplir el paso del acabado. Todas las impresoras tridimensionales disponen de un kit de acabado y recogida para nuestros objetos impresos (espátulas, cúter, bisturís). Cuanta mayor dedicación le demos a nuestro modelo mejor acabado tendrá.

Cómo funcionan una impresora 3D

Las impresoras 3D tienen como finalidad hacer real cualquier objeto que se nos ocurra. Estas máquinas recrean de manera física y tangible cualquier diseño, plano o modelo. Podemos obtener objetos como figuras, piezas, prototipos a escala, con una exactitud realmente precisa, y una la solidez idónea para su utilización y finalidad posterior.

El proceso de recreación en 3D de estas máquinas se denomina proceso aditivo mediante el cual se crea el objeto capa por capa. Es muy importante disponer del archivo adecuado compatibles con el programa de la impresora para que este pueda interpretar las medidas y parámetros del objeto o la pieza. Posteriormente y teniendo en cuenta las dimensiones del objeto a recrear (tanto su altura, anchura y longitud), las impresoras van añadiendo volumen y cuerpo al objeto, mediante una serie de filamentos de materiales diversos: desde nylon, filamentos termoplásticos, e incluso ciertos metales y materiales especiales, para perfilar el objeto, poco a poco, hasta su culminación final.

De este modo y a través de calor se moldean estos materiales, adaptándolos para ir formando la forma final. Poco a poco se va inyectando el material maleable, a la temperatura adecuada, mediante capas. Paralelamente, se puede ver durante la impresión, como la máquina va recreando tanto a lo alto y ancho el objeto. Dentro de los diversos materiales utilizados en la impresión en tres dimensiones destacamos como más habituales el FilaFlex, ABS, PLA o HIPS, que dependiendo del objeto a reproducir presentan una mayor o menor idoneidad.

mejores filamentos 3d

Los mejores filamentos para tu impresora 3D

En este apartado te aconsejamos los mejores filamentos que debes usar según la pieza que te hayas propuesto crear. Así, por encima de todos destaca el filamento PLA que es el más versátil y le más fácil de imprimir. Además es el que cuenta con mejor acabado y es el más universal al poder imprimirse en cualquier tipo de impresora.

Otro filamento muy interesante es el PET-G que destaca por ser más resistente que el PLA y el ABS, aguanta a una temperatura más alta durante la impresión, es fácil de imprimir. Quizás su punto más débil sea el acabado, ya que se pega a la punta de la impresora y se enfría peor.