La impresora tridimensional es una máquina que nos ofrece la posibilidad de realizar múltiples réplicas de objetos y piezas, donde el único límite seguramente lo pone nuestra imaginación y ganas de ser imprimir. En este post vamos a contarte una de las cuestiones clave en su funcionamiento, como son las partes de una impresora 3D para que comprendas bien como funciona esta tecnología y puedas sacarle el mejor partido.

Las partes de una impresora 3D 

La estructura

En post anteriores te contábamos cómo funciona una impresora 3D. Hoy nos vamos a fijar en las partes más importantes de este tipo de dispositivos, dentro de las cuales debemos mencionar la estructura. Cuando hablamos de esta parte esencial en una impresora tridimensional nos referimos a todas las piezas que forman parte de la base del aparato y sobre la que descansan el resto de componentes. Una buena estructura es un aspecto totalmente esencial y fundamental para obtener buenos resultados en nuestras impresiones, porque determina la rigidez de la impresora.

Si hacemos un sondeo sobre las estructuras más de moda y usadas en la actualidad, estas son aquellas formadas por perfiles de aluminio. Es una opción muy recomendable porque se pueden ensamblar de manera muy cómoda con muy pocos tornillos. Además, la precisa mecanización de estos perfiles hace que no exista prácticamente ninguna holgura en nuestra estructura.

El movimiento

En este apartado vamos a detallarte las piezas necesarias para guiar el movimiento en nuestra impresoraPara poder imprimir un objeto o pieza es necesario que la impresora desplace el cabezal para poder abarcar todo el plano XY de impresión y el eje Z, lo que nos ayuda a imprimir capa por capa.

Entre las diferentes alternativas con las que contamos para ejecutar el movimiento del cabezal destacan las varillas lisas y rodamientos; los casquillos de polímero; guías lineales, correas y varillas y husillos. La mayoría de impresoras que usan como estructura perfiles de aluminio no utilizan varillas y husillos. En lugar de ello, las hendiduras en el perfil actúan como varillas, que guían el movimiento de unas ruedas excéntricas. Esta solución es muy creativa, ya que ayuda aún más a reducir el coste estructural.

La extrusión

Según los expertos, la extrusión es el componente que muchos consideran la parte más importante de una impresora 3D. Dentro de este apartado se engloban tanto el extrusor y el fusor, y cabe destacar que ambos componentes son esenciales para lograr una impresión en 3D óptima.

El extrusor en sí es el conjunto de piezas que transmiten el movimiento del motor al filamento, empujándolo hacia el fusor. Es una pieza clave, pero la mayoría de impresoras suelen traer un extrusor que es suficiente si no queremos imprimir materiales flexibles. En lo que el fusor se refiere, este está formado normalmente por un disipador, una garganta o barrel y finalmente el bloque calentador con el nozzle. 

La electrónica

Ahora vamos a hablaros de la electrónica, otra parte muy importante de una impresora 3D. Nos referimos a los motores, la cama, los sensores o la placa base, componentes clave a la hora de poner marcha el proceso de impresión. Cabe recordar que en un principio, todas las impresoras eran controladas por una placa formada por un RAMPS y un Arduino, ambas placas con un propósito más general. Con el tiempo, sin embargo, se han desarrollado placas específicas para impresoras 3D, y cada marca tiene su propia placa.

Además, hay que señalar que la mayoría de placas cuentan con una calidad suficiente, siendo la única diferencia destacable el tipo de drivers que se empleen durante el proceso de impresión. En este caso hay que tener en consideración que los drivers se encargan de suministrar la potencia necesaria a los motores y por ello son un elemento crítico.

El resto de componentes electrónicos son menos críticos, ya que en el caso de los motores, por ejemplo, casi ninguna impresora necesita unos motores mejores que los que trae de serie.